Ahora puedes ahorrar dinero al coger el transporte público pagando con botellas de plástico

  • En Estambul, Sidney, Pekín, Medellín y Suravaya puedes pagar el billete del autobús con botellas de plástico recicladas

Gracias a distintas iniciativas públicas estas 5 ciudades del mundo son pioneras en unir reciclaje y transporte público para alcanzar mayores cotas de sostenibilidad y sensibilización.Es importante que los ciudadanos sepan que la gestión más responsable de los desechos para que puedan ser aprovechados al máximo.

¡Ahora puedes cambiar botellas vacías por  dinero canjeable en viajes en transporte público en cinco ciudades a nivel mundial! La idea consiste en que, al igual que acepta monedas, la máquina expendedora de tickets también acepta botellas de plástico y reduce una parte del coste total del billete. Por supuesto, estas máquinas están fabricadas para impedir que se introduzcan materiales no reciclables  o que no se adecuen a la categoría propuesta.

  • Desde septiembre de 2018, Estambul cuenta con Smart Mobile Waste Transfer Centers, « maquinas de recogida de residuos con capacidad de escanear y asignar un valor de reciclado antes de triturar y clasificar el material. »
  • En Pekín fueron pioneros con esta iniciativa. Desde 2012 se pueden localizar en las estaciones de la red de metro de la capital china varias maquinas que no solo te permiten descontar dinero a tu ticket de viaje, sino también sumar minutos prepago a una línea telefónica.
  • Medellín también se ha sumado ha esta tendencia con la iniciativa Recarga Verde, que ha recogido 2,5 millones de envases en un año
  • Desde abril 2018 la ciudad de Suravaya, la segunda más grande de Indonesia, recupera 250 kg de botellas de plástico al día. Quieren ser una ciudad libre de plástico para 2020.
  • Por todo Sidney y gran parte de Australia ya podemos encontrar 500 maquinas de recogida que dan crédito para el transporte público.

El reciclaje está al alcance de todos y es necesario buscar la forma de remunerar el esfuerzo gratuito de muchos. Así, nacieron estas iniciativas, enfocadas tanto a personas que reciclan en su día a día y quieren ahorrar dinero como a aquellos que trabajan recogiendo basura de las calles. Por desgracia, el ritmo al que la basura crece sigue aumentando, así que seguimos necesitamos su trabajo más que nunca en los países menos desarrollados. Según el Banco Mundial, más de 15 millones de personas se ganan la vida recuperando material reciclable en la basura en todo el mundo.