#NOCULPESALPLÁSTICO: UNA CAMPAÑA CON DATOS REALES Y CONTRASTADOS

AIMPLAS, ANAIP ANARPLA, AVEP, CICLOPLAST y PLASTICSEUROPE han unido sus esfuerzos para explicar a la sociedad las ventajas del plástico y concienciar de la importancia de hacer un buen uso de este material en sus distintas aplicaciones.

El plástico es un material cada vez más presente en todos los ámbitos de nuestra vida ya que presenta innumerables ventajas, de ahí la importancia de concienciar a la sociedad de que un correcto uso de los residuos es imprescindible para evitar un impacto negativo sobre el medio ambiente.

Valencia (05-04-2018).- Los plásticos son materiales que están muy presentes en todos los ámbitos de la vida por las múltiples ventajas que presentan en sus diversas aplicaciones. Precisamente por esto, es necesario gestionar correctamente los residuos que se generan, con el fin de aprovechar al máximo su valor dentro de los criterios de la economía circular y evitar que acaben en el medio ambiente.

Desde la industria de los plásticos, AIMPLAS (Instituto Tecnológico del Plástico), ANAIP (Asociación Española de Industriales de Plásticos), ANARPLA (Asociación Nacional de Recicladores de Plástico), AVEP (Asociación Valenciana de Empresarios de Plásticos), CICLOPLAST (entidad que promueve la gestión ecoeficiente de los plásticos) y PlasticsEurope (Asociación Europea de Productores de Materias Primas Plásticas), consideran importante comunicar a la sociedad, con datos objetivos, las ventajas de uso de estos materiales y contrarrestar la desinformación que hay entorno a ellos.

Verdades sobre los plásticos

La alianza, creada por entidades sin ánimo de lucro relacionadas con la investigación, la aplicación industrial y la gestión de los plásticos, ha elaborado un decálogo de verdades y buenas prácticas con el que pretende informar a la sociedad de las ventajas que aportan y explicar que su colaboración es imprescindible a la hora de hacer un buen uso de ellos.

Este decálogo aporta información para contrarrestar los argumentos sobre los que se están generando noticias preocupantes y que confunden a los propios consumidores. Entre éstas aquellas asociadas a su seguridad, ya que son los materiales más regulados y los que se someten al cumplimiento de normativas más exigentes. Además, los plásticos son los materiales que garantizan perfectamente la conservación de los alimentos, reduciendo su desperdicio y asegurando que la sociedad sea capaz de consumirlos en las mejores condiciones. Según la FAO, la pérdida de alimentos en Europa es de tan solo un 3% gracias al uso de soluciones de envasado adecuadas, mientras que, en los países en vías de desarrollo, donde el uso de envases no está generalizado, estas pérdidas pueden alcanzar el 40%.

La alternativa más sostenible

Los plásticos también son la alternativa más sostenible en numerosas aplicaciones. Así, los envases de este material son, de media, cuatro veces más ligeros que los fabricados con otros materiales. Gracias a ello, el número de viajes de un camión para transportar la misma cantidad de producto se reduce a la mitad, con el consiguiente ahorro de combustible y de emisiones de CO2. En la agricultura, utilizado en sistemas de riego por goteo, ahorra entre el 30% y el 60% del agua empleada con métodos convencionales de regadío. En la construcción, los aislamientos plásticos permiten ahorrar 250 veces más energía de la que se utilizó para fabricarlos. En la automoción, los plásticos son el material elegido para fabricar unas 2.000 piezas (un 15% de su peso total), permitiendo así que un coche ahorre 750 litros de combustible durante toda su vida (12 millones de toneladas de combustible en Europa). En el caso de los aviones, la apuesta por estos materiales ha permitido elevar el ahorro de combustible hasta el 20%.

Los plásticos también contribuyen a salvar vidas de forma directa a través de incontables aplicaciones en medicina, o en su incorporación a la seguridad pasiva de los vehículos en forma de cinturones de seguridad y airbags que reducen hasta un 20% la posibilidad de sufrir una lesión mortal en caso de accidente. Y a pesar de todos estos usos y aplicaciones, solo entre el 4% y el 6% del consumo de petróleo y gas en Europa se destina a la fabricación de plásticos.

Renunciar no es la solución: La clave está en el comportamiento de todos y en una correcta gestión

Los plásticos nunca deberían acabar en el medio ambiente. Se trata de materiales recuperables mediante reciclado, y cuando esto no es posible, se pueden utilizar como fuente de energía alternativa y renovable, dada su alta capacidad calorífica. Por lo tanto, los plásticos son materiales que contribuyen a la economía circular.

Para que se puedan reciclar es importante gestionarlos adecuadamente, y en ese punto es donde las decisiones que se toman en tierra firme juegan un papel fundamental. Según el estudio Jambeck de la Universidad de Georgia (EEUU) de 2015 publicado en la revista Sciencemag, el origen del 80% de los residuos que acaban en el mar se encuentra precisamente en la tierra. En este sentido, cabe destacar que España es el segundo país de la UE que más recicla en el hogar, concretamente cerca del 70% de los envases de plástico domésticos. Sin embargo, todavía se puede seguir avanzando.

Por lo tanto, la renuncia o la prohibición de los plásticos no es una solución eficaz a las basuras en el medio ambiente y además obligaría a la sociedad a renunciar a todas sus ventajas. Así lo considera un 70% de los españoles según una encuesta realizada por Enet Consulting para PlasticsEurope en 2017. Según esta encuesta, para un 96% de los españoles, la solución pasa por concienciar a la ciudadanía, por separar adecuadamente los residuos (tanto fuera como dentro del hogar), en ningún caso abandonar los residuos donde no se debe y ponérselo fácil al ciudadano aumentando el número de contenedores y su frecuencia de recogida.

1. Un material totalmente seguro para la salud

Los plásticos cumplen con las legislaciones y normativas más exigentes a nivel nacional, europeo e internacional. Es el material que se somete a más controles de seguridad de todo el mundo.
Cualquier envase que llega al mercado ha superado los más estrictos controles de seguridad que garantizan que son seguros para la salud de las personas.
El bisfenol A (BPA) es un producto químico cuya seguridad ha sido confirmada repetidas veces tras diversos estudios y se encuentra en la “lista positiva” para uso en materiales plásticos en contacto con alimentos en Europa.
Los plásticos están omnipresentes en las aplicaciones médico-sanitarias porque proporcionan higiene y seguridad accesibles a toda la población.

2. Los envases plásticos evitan el desperdicio de alimentos y se adaptan a nuestras necesidades

Todo envase puesto en el mercado responde a una necesidad del consumidor. El ecodiseño y la innovación en los envases plásticos nos permiten consumir los alimentos con mayor seguridad, comodidad y en mejores condiciones.
Además, los envases plásticos contribuyen a reducir el desperdicio alimentario. La comida dura más tiempo conservando toda su calidad. Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) en Europa, la pérdida de alimentos, desde su origen hasta la llegada a las tiendas, es de tan sólo un 3% gracias al uso de soluciones de envasado adecuadas. En otras partes del planeta, en los que se utilizan menos envases plásticos, estas pérdidas pueden alcanzar el 40%.
Los envases plásticos son, de media, cuatro veces más ligeros que los fabricados con otros materiales. Esta ligereza permite disminuir en un 50% el número de viajes de un camión para transportar la misma cantidad de producto, ahorrando combustible y emisiones de CO2.

3. El plástico salva vidas

La medicina moderna no puede entenderse sin los plásticos (cirugía no invasiva, tecnologías de cirugía avanzada, desarrollo de órganos, material higiénico desechable, aplicaciones biónicas, material para la donación de sangre, etc.).
Los plásticos son los materiales más utilizados en las aplicaciones médicas, y en España, país líder en trasplantes de órganos (con un récord histórico de más de 5.000 trasplantes en 2017, según el registro mundial de trasplantes), hacen posible su conservación durante el transporte.
Gracias a ellos es posible hacer llegar agua, alimentos y medicinas a los lugares del planeta más remotos donde son necesarios.
Los plásticos también juegan un papel fundamental en sistemas de seguridad de viviendas y edificios, en las tecnologías anti-incendios, en los equipamientos de los bomberos y como no, en la seguridad pasiva de los coches con los airbags, que reducen hasta un 20% la posibilidad de sufrir una lesión mortal.

4. La mayoría de las aplicaciones plásticas son duraderas

El 60% de los productos hechos con plásticos duran más de 5 años y muchos, como las aplicaciones para las viviendas o la construcción, donde se necesitan productos duraderos, nos sirven durante más de 50 años.
Gracias a la durabilidad de los plásticos podemos ahorrar muchos recursos. Por ejemplo, los aislamientos plásticos de una vivienda ahorran 250 veces más energía que la que se utilizó para fabricarlos.

5. ​La fabricación de los plásticos no agota las reservas de petróleo

Sólo el 6% del consumo europeo de petróleo y gas se destina a la fabricación de plásticos.
Más del 87% del petróleo se utiliza como combustible.

6. ​Los plásticos son sostenibles

Ahorran energía, agua y reducen las emisiones de CO2. Además, una vez acabada su vida útil, los plásticos se pueden reciclar o utilizar para generar energía.
Sustituir los envases plásticos por otros materiales, duplicaría el consumo de energía y triplicaría las emisiones de gases de efecto invernadero (incrementándose 61 millones de toneladas de CO2 por año).
Los plásticos permiten importantes ahorros de energía y de emisiones de CO2 en el sector automóvil y el transporte. Por ejemplo, de media, un coche actual lleva un 15% de componentes plásticos lo que permite aligerarlo y ahorrar 750 litros de combustible a lo largo de su vida (150.000km) o en un avión contribuye a un ahorro del 20% de combustible.
A nivel europeo, este ahorro se traduce en 12 millones de toneladas de combustible y 30 millones de toneladas de CO2).

7. ​Renunciar o prohibir los productos plásticos no es la solución al littering

Los plásticos nunca deberían acabar en el medio ambiente.
Prohibir los plásticos y renunciar a sus ventajas no es una solución realista ni efectiva al littering.
El littering se combate mediante la concienciación de todos para evitar que los productos, no solo de plástico, acaben abandonados en el medio ambiente.
De hecho, Según una encuesta realizada por Enet Consulting para PlasticsEurope, en 2017, 7 de cada 10 españoles piensa que la prohibición no es la solución al littering,

8. ​La solución al littering pasa por un uso responsable y una gestión eficiente de los residuos

Una buena gestión de los residuos en tierra contribuye ampliamente a reducir las basuras marinas, ya que está demostrado que el 80% proviene de tierra firme, según estudio Jambeck de la Universidad de Georgia (EEUU).
Según una encuesta realizada por Enet Consulting para PlasticsEurope en 2017, el 96% de los españoles opina, que las medidas más eficaces para combatir el littering son las campañas de educación y concienciación además de aumentar el número de contenedores y su frecuencia de recogida.

9. ​Reducir, reutilizar y reciclar es responsabilidad de todos

La utilidad de los plásticos va más allá de su vida útil. Se pueden reciclar o usarse como fuente de energía renovable y alternativa.
Las aplicaciones plásticas monouso dan respuesta a nuestras necesidades y en muchos casos son imprescindibles por temas de higiene, seguridad y conservación de alimentos.

10. ​​Tú eres parte de la solución. Los plásticos no tienen la culpa: recicla

Los plásticos son materiales reciclables, pero para que se puedan reciclar y aprovechar es importante gestionarlos adecuadamente: todos debemos separar los residuos correctamente y nadie debe abandonarlos en el medio ambiente.
Los plásticos no son el problema, ni tampoco el residuo pero sí lo es el residuo abandonado en el medio ambiente.

Los plásticos nos dan mucho a cambio de muy poco: Está en tus manos aprovecharlos, recicla.

#noculpesalplástico