“O paramos la mala praxis de tirar plásticos a la calle o no conseguiremos nada”

Recientemente, Pedro Melgarejo, director de marketing de Plásticos Romero, atendió a Onda Regional para explicar todo lo que supone para la empresa esta nueva legislación europea y cómo está actuando Plásticos Romero.

‘Estamos en plena cresta mediática pero desde Plásticos Romero somos conscientes desde hace muchos años que este movimiento llegaría. La empresa ya está virando su estrategia hacia productos más sostenibles y reutilizables, no hacia productos de un solo uso, que son en los que pone el foco la normativa europea de reducción.

La principal fortaleza del plástico es que es muy versátil: como material está incorporado en todos los sectores y aplicaciones… por tanto al ser el material que más se utiliza en nuevos proyectos, es el material que más residuo genera. Este factor provoca que se  generen un importante volumen de residuos. Ahí es donde se centra la Unión Europea estableciendo políticas de economía circular, permitiendo que estos residuos tengan sucesivas vidas para convertir el residuo en un recurso.

¿El plástico es enemigo a combatir? A día de hoy en nuestro país hay recursos de sobra para que un producto plástico nunca acabe en el mar o en la montaña, que es el principal daño que puede hacer. Todos tenemos contenedores cerca de casa y sistemas de reciclaje en nuestras ciudades. Pero al final, la mala conciencia social -que creo que está mejorando- es la que pone en tela de juicio este recurso.

Actualmente, los plásticos biodegradables son tendencia por no venir del petróleo: tras su uso deben de ir a una planta de compostaje para que se reutilicen como abono. Pero esto no va a ser la solución única porque no ofrecen todas las características del plástico ni se valora igual. La solución pasa por concienciar a la sociedad y que todos cuidemos el medio ambiente. Las empresas tenemos que reciclar y reutilizar más plástico reciclado de los vertederos. Este es un camino que lleva muchos años de recorrido en España, y es lo que dará salida al plástico. Es necesario reutilizar y reciclar.

Los productos plásticos, una vez que se utilizar, puede sufrir 3 vías:

  1. Reutilización por el propio consumidor, tantas veces como sea funcional ese producto.
  2. Reciclado por proceso mecánico, muy parecido a la primera producción del plástico, por lo que no integra un grado de toxicidad diferente.
  3. Cuando el plástico está en un estado irrecuperable, queda la valorización energética. Este sería el último paso. Curiosamente son los países más concienciados medioambientalmente los que más plantas de este tipo tienen. Está contrastado que en estas plantas con la tecnología actual son totalmente sostenibles, pero tienen una muy mala imagen ante la sociedad. Es necesario realizar un trabajo de comunicación sobre lo que realmente implican estas plantas para el entorno. A día de hoy nadie quiere una planta de quemar plástico cerca de casa, porque no hay información sobre estos.

También hay un estudio reciente sobre una bacteria que podría descomponer el plástico, pero aún está en un estado muy verde. Creo que la salida debe pasar por hacer uso responsable del plástico, aumentar la cantidad de plástico biodegradable, que estos proyectos sigan adelante y haya nuevas plantas de descomposición, aumentar la tasa de reciclado, que los productos nuevos cuentan con más plástico reciclado. Todo esto debe ir unido a la conciencia ambiental.

Si no paramos con educación la mala praxis de tirar plásticos al medio ambiente no conseguiremos nada. Y esto se consigue con educación ambiental.

El cambio en el mercado se nota. Ahora mismo lo que estamos tratando es de trasladar a los clientes las alternativas que sean válidas con la nueva legislación. Este trabajo desgasta porque es trabajo constante de comunicación con los clientes para tranquilizarlos y asegurarles que hay alternativas, pero somos conscientes que es nuestra labor.

A nivel de empresa, el cambio de legislación supone un escenario más complejo, pero Plásticos Romero lleva tiempo preparándose para esto gracias a una doble estrategia que nos ayuda a aguantar la caída del consumo de bolsas y crecer como empresa. Nos basamos en la internacionalización de la empresa, cada día somos más fuertes en más países, y la diversificación de productos: desde 2004 producimos bolsas de basuras o film para otras aplicaciones, que no tienen la legislación en contra por ser productos de primera necesidad por temas de higiene y conservación de alimentos. Este camino lo hacemos de la forma más medioambiental posible. El 80% de los nuevos proyectos de Romero están enfocados en mejorar la relación de nuestros productos con el medio ambiente’.